Visitar Piquillacta o Pikillacta, en el Valle Sagrado de los Incas

Visitar Piquillacta o Pikillacta, en el Valle Sagrado de los Incas

Tu viaje a Cuzco siempre te dejará con ganas de más. Gana de seguir conociendo la magnífica historia inca, ganas de continuar probando los sabores de los Andes, ganas de seguir descubriendo rincones con magia y misterio…

No importa el tiempo que estés en la ciudad imperial, que seguro que querrás volver, ya que Cuzco tiene cientos de lugares por conocer y la mayoría de veces no alcanza el tiempo para todo.

El Valle Sagrado de los Incas esconde una gran cantidad de atractivos turísticos a los que llegan cada día cientos de turistas. Pero hay algunos de ellos que no son tan conocidos y a los que seguramente no acudas si tienes poco tiempo y es la primera vez que visitas Cuzco.

Te contamos sobre alguno de estos lugares para que no te pierdas ni uno de los detalles del legado que dejó el Imperio Inca en la ciudad peruana.

Piquillacta

Pero el Valle Sagrado no es únicamente territorio de los incas. Uno de los complejos arqueológicos que destaca en este lugar es Piquillacta y lo hace no solo por sus imponentes construcciones sino también porque no es una construcción inca, sino de la cultura wari.

Los wari habitaron en el centro de los Andes aproximadamente desde el siglo VI hasta el XIII d. C., es decir, antes del surgimiento de la cultura inca. Aunque sus actividades se desarrollaban principalmente en lo que actualmente se conoce como Ayacucho, construcciones como Piquillacta demuestran que los wari se expandieron por un territorio mucho más extenso.

Al igual que los incas, los wari fueron unos maestros de la arquitectura. Un ejemplo es este complejo arqueológico que cuenta con una perfecta planificación urbana, con edificios, canchas y plazas cuadradas y rectangulares.

La ciudadela, que se extiende en un área aproximada de 50 hectáreas, está amurallada con construcciones de hasta 12 metros de altura y, en total, consta de alrededor de 700 edificaciones de hasta tres pisos, 200 canchas y 508 colcas (almacenes), pero, a diferencia de los incas, los wari sí utilizaban argamasa para hacer que sus construcciones se mantuvieran en pie.

Según los expertos, este lugar alcanzó su máximo esplendor entre los años 700 y 800, donde funcionó como un centro administrativo en el que habitaban muchos artesanos y otro tipo de trabajadores.

Horario: de lunes a domingo de 7:00 a 18:00.

Precio: incluido en el boleto turístico general (S/ 130).

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Artículos relacionados

Coricancha, el gran templo de la civilización inca

La ciudad de Cuzco es un auténtico museo al aire libre. La arquitectura de esta civilización se mezcla con la

Las iglesias de Cuzco

Como ocurrió en el resto de Latinoamérica, en Cuzco la llegada de los españoles supuso el inicio de la civilización, la

Las mejores fiestas del Cuzco

Por mucho que pasen los años, Cuzco sigue respirando influencia inca por todas sus esquinas. Eso se refleja también en

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*